sábado, agosto 15

Sinceramente


Es preferible morir de amor,
que de asco,
por no saber morirse de amor.

4 comentarios:

aturiana dijo...

me encanta....
y que razón tienes...

Guión_Bajo dijo...

Pues sí.
¡Pero morir es una palabra muy gorda, hermanita!
Piensa mejor en languidecer de amor (o de asco) en desesperarse por amor (o por asco) en sufrir en llorar en gritar o en algo así. Después de todo, el tiempo vuela.


A propósito. Te he puesto en los blogs que sigo. Besos.

ir-n dijo...

No, no, no, no...
aquí medias tintas no, mi querido hermano. O todo o nada.
O se muere o no se muere... Languidecer es de débiles; sufrir también.

Morir de amor es bello... es cuando has alcanzado el estado supino de lo que cosideras felicidad (con su paz, su calma, su plenitud, su sonrisa eterna...) y podrías fenecer con la sensación de haber cumplido una misión.

Morir de amor no implica, necesariamente, sufrimiento... morirse del asco sí, sobre todo, por no saber morir de amor.

No sabes lo orgullosa que estoy de tenerte en la vida y, por supuesto, de no habernos muerto de asco tantas veces por tenernos el uno al otro.

Sabes que en los genes está ser un jodido "fucker" y, esto, abre muchas puertas. Tú y yo no sabemos morirnos del asco y, esto, es motivo suficiente para morir de AMOR.

Te quiero y te extraño.

Asturiana; gracias por pasarte a saludar. Un besazo enorme!!!

Ana dijo...

pues vaya razon que tienes! ya de morir , morir pensando que alguien vivió y aprecio tu amor