lunes, junio 8

Unexpected


Son los días lluviosos de bruma
de los que nada se espera
y todo llega.

Son los días en que no piensas
los únicos que vives
verdaderamente.

Son los días más absurdos
en los que las causalidades te llevan
a la risa y el baile.

Es la buena compañía
la que te guía armoniosamente
a través de tus instintos.

Son los bailes más salvajes
los que te conducen a la liberación
y expresión del alma.

Es la música, en esos días,
la que me eleva a un mundo diverso.

De repente,
todo es fácil,
todo es nuevo,
todo fluye.



(Mi especial agradecimiento a Sara y la gran noche funky que nos regalamos)

3 comentarios:

olguita manzanita dijo...

Me encantan las noches funkys, con amigas y luna llena. Hace unos días me toco una, inesperada y llena de complicidad femenina. Me acuerdo ahora del día aquel con vosotras por Sol, con cocktails desde por la tarde y buen rollo para rato...

Viva la diversión que no te esperas!

Y la buscada, también.

!!!

Esmeralda Martí dijo...

Pues vivan esos días absurdos, espontáneos, brumosos y aparentemente nulos. Vivan los instintos que aparecen y revuelven, lo cambian todo, lo convierten en fiesta memorable. Es una suerte encontrarlos.
Bs

ir-n dijo...

Sí, son maravillosos esos días lánguidos, carentes de sentido y vacíos, en apariencia, donde cualquier nimiedad le da la vuelta llenándolo de luz.

Ay, Olguita, cuántos recuerdos... ¿dónde será la próxima noche memorable? me apasiona la incertidumbre de dónde y la certeza de que habrá próxima.

Un besazo inmenso para la dos y muchas gracias por vuestras colaboraciones ;)

Muacks