domingo, enero 17

Diluvio

Universal.
Capital de almas vacías.
Cuna del despropósito,
el desmerecimiento;
el estremecimiento extremo...

Llueve;
se borran los suelos
de ignominias;
lodos;
densas ciénagas;
obscuridades...

Vergel de utopía;
eufemismos;
sinónimos "in" de, lo ya,
obsoleto.

Al alza la poca vergüenza;
revalorizando el odio,
el individualismo enfermizo...

El tiempo se escurre;
entre hilos de ropa,
hebras de amnesia...

¿Por qué existe el mundo?
¿Por qué pregonamos las teorías que nos apresan
como respuesta a todas las preguntas?
¿Por qué víctimas y verdugos al mismo tiempo?

Diluvia.
No cesa.

2 comentarios:

olguita manzanita dijo...

"¿Por qué pregonamos las teorías que nos apresan
como respuesta a todas las preguntas?"

Buena pregunta, cuya respuesta será, otra vez, la misma. Tristes intelectuales atrapad*s a miles de capas de la tierra. Sarcófago mental.

Quiero ser animalico.

Esmeralda Martí dijo...

Pues que llueva sin parar y el agua se lleve ignominias, superficialidades, vanalidades, hipocresías...Que se lo lleve todo de golpe.
Besitos